Muchas familias llaman para interesarse por los grupos de habilidades sociales y emocionales que realizo en nuestro Centro La Rueda. Me doy cuenta que llevo mucho tiempo trabajando con los grupos y nunca puedo explicarlos de igual manera. Será porque no hay dos grupos iguales, será porque los grupos en sí mismo, son cambiantes.

En esta entrada  compartiré algunos objetivos que trabajo en los grupos de psicodrama infanto-juvenil y  mucho de lo que yo he aprendido con ellos.

El psicodrama se compone de tres fases, conocidas como caldeamiento, dramatización y eco grupal. En la práctica  comenzamos con la activación corporal que permite entrar en contacto con su propio cuerpo,  con el espacio físico, y  con los demás. Después según la edad y nivel de comunicación, explico las actividades a realizar a continuación, o por votación elegimos entre tod@s. Los juegos dramáticos consisten en representar, a través de cualquier juego o material adaptado, las relaciones que se establecen entre ellos. El objetivo puede ser desde la toma de turnos en el juego interactivo en los primeros niveles de trabajo, a potenciar relaciones positivas, colaborativas y tolerantes con los demás, en los niveles superiores de trabajo. El eco grupal se refiere al resumen individual y puesta en común de lo experienciado y aprendido durante la sesión.

Suelen surgir conflictos, que abordamos con diversas estrategias, y les animo a que ellos también piensen en soluciones. Con los grupos de mayor edad, realizamos Role-Playing (incluyendo cambio de rol, espejo, multiplicación dramática, esculturas) para practicar a través de su propia experiencia, las posibles soluciones.

Tenemos conexión con su entorno más cercano, las familias, y de manera puntual y cuando el grupo está preparado invitamos a herman@s y/o amig@s para extrapolar los aprendizajes a sus contextos más significativos. Igualmente, teniendo en cuenta su edad, abordamos valores socialmente importantes como son el respeto, la diversidad, las relaciones igualitarias de género, la responsabilidad personal y comunitaria.

En niveles previos, comenzamos a trabajar la atención conjunta, el disfrute en las interacciones compartidas. Comienzan a apreciar su yo diferenciado del otro, y a comprender los puntos de vista de los demás, despuntando el primer contacto con la Teoría de la Mente (teoría que designa la capacidad de atribuir pensamientos e intenciones a otras personas, y que es la base de la empatía).

¿Y de qué sirve todo esto? ¿Para quién están indicados estos grupos?

  • Se benefician de estos aprendizajes niñas y niños desde los 3 años hasta personas de edad adulta.
  • Personas con o sin necesidades educativas especiales, mejoran sus dificultades en: la interacción, comunicación, socialización, flexibilidad, empatía, autocontrol emocional, atención e impulsividad

La metodología utilizada, también incluye técnicas de psicología cognitivo-conductual como detección de pensamientos negativos, modificación de conducta y potenciamos su inteligencia emocional.

Considero que en estos 7 años de bagaje con los grupos de Teatro-Emoción, yo he aprendido muchísimo de ellos:

  • A respetar sus tiempos fuera, a ofrecerles cómo pedirlos.
  • A ser flexible en la estructura de las actividades, y cambiar la estrategia las veces que haga falta.
  • A improvisar nuevas actividades, acordes al estado anímico del momento.
  • A permitirme decirles cómo me siento.
  • A aumentar la participación de las familias.
  • A pedir colaboración a otros profesionales.
  • A respetar sus decisiones, aunque no sean las que a mí me gustarían.

Esta última parte la comparto, porque creo que profesionales y familias podemos vernos reflejadas en cuanto a nuestros roles educativos. El aprendizaje y cambio que deseamos en ell@s ha de estar también presente en nosotr@s.

Espero haber acercado un poquito más la experiencia cotidiana en los grupos de psicodrama infanto- juvenil denominados Teatro-Emoción,  a las personas interesadas en ellos.

 

PAQUI LOZANO ROLDÁN

PSICÓLOGA Y COORDINADORA SERVICIO PSICOEDUCATIVO A.P. LA RUEDA