Responder a esta pregunta en un solo post puede resultar muy extenso, pero intentaré darte algunas pistas para que puedas hacerte una idea de cómo el yoga puede ayudarte.

No voy a hablarte de los múltiples y reconocidos beneficios a nivel físico, psicológico y emocional que te brinda la práctica de yoga, de eso ya hay muchos artículos y más rigurosos que este. Quiero trasmitirte, desde mi humilde experiencia, cómo puede ayudarte el yoga si es que te estás planteando iniciarte en este camino o si recientemente lo acabas de conocer y andas un poco abrumado/a por la cantidad de información que te está llegando. Si quieres darle un sentido a tu práctica de yoga, tal vez este texto pueda aportarte una pequeña guía para saber a qué atenerte.

Lo primero que te diría es que te respondas a esta pregunta ¿Qué necesito?… si ¿Qué necesitas en este momento en tu vida? Puedo plantearte la pregunta también como, ¿Qué es aquello que necesitas mejorar en ti o en tu vida en este momento para sentirte mejor?

En función de lo que necesites se despertará en ti una motivación para actuar en la dirección de dar respuesta a tu necesidad.
A veces, responder a esa simple pregunta inicial ya es todo un reto. Dirás, ¡uyuyuy! Necesito tanto, que no sé por dónde empezar!!! Y justo, desde este momento el yoga puede ayudarte. Puede ayudarte a clarificar tus necesidades, a darte cuenta de lo que necesitas y lo que es importante para ti en cada momento. Y desentrañar ese entresijo no es tarea fácil, más aún, ese es un propósito más bien avanzado del Yoga. Requiere tiempo de auto escucha definir con claridad cuáles son tus necesidades y… ¿te dedicas ese tiempo de auto escucha cada día?
Hay que comenzar por ahí, por desarrollar tu capacidad de atención hacia ti mismo/a para poder esclarecer lo que te sucede por dentro y definir así tus necesidades e intenciones en la vida.

Comencemos por la base, el cuerpo, lo que tienes más a mano. Comienza por dedicar un tiempo cada día a sentir tu cuerpo y conocerlo un poquito más a través del movimiento y la quietud. Así podrás acceder poco a poco a tu mente…. O a veces de golpe!.. Te darás cuenta de todo lo que sucede dentro de ti. Te irás haciendo consciente de la cantidad de músculos que comienzas a sentir y la cantidad de sensaciones que puedes experimentar, hasta se despertarán en ti emociones escondidas que no sabías ni que podías sentir. Se te agolparán pensamientos e ideas de los que no eras consciente que tenías.

¡¡¡Te darás cuenta de que respiras!!!

Puede parecer abrumador y si lo es, pero ten en cuenta que es por tu bien, el yoga puede ayudarte y no sólo en el plano físico, eso puede ser relativamente accesible. Puede ayudarte especialmente en el plano mental y emocional, y ese, justamente, es el fin del yoga. Ayudarte a disponer de una mente clara y calmada, para que puedas afrontar tu vida con presencia y centramiento. Vivir más consciente de ti, esto suena mejor ¿verdad?

El yoga es una auténtica ciencia para el autoconocimiento, te brinda herramientas a través de las cuales puedes ahondar en el conocimiento del ser humano, de forma holística. El yoga no está enfocado al cuerpo solamente, eso es una mínima parte de lo que puede ofrecerte. El yoga, está enfocado a la mente, a desentrañar lo más profundo de la psique humana. Mediante una escucha atenta de la información que te llega a través de tu cuerpo-sentidos puedes acceder a tus patrones mentales y reconocerlos. Y no es tarea fácil, no es de un día para otro, por eso se insiste tanto en tener una práctica regular y constante, una dedicación total al autoconocimiento, lo que se llama sadhana, que no sólo debe ser práctica física, sino sobre todo debe ser una práctica de escucha mental y emocional en cada momento, en tu día a día. Darte cuenta de cómo procesas mental y emocionalmente aquello que sientes a través de tu cuerpo-sentidos y cómo reaccionas antes eso es a lo que puede ayudarte el yoga, nada más y nada menos!!!

Evolucionas cuando cualquier experiencia que vivas en tu día a día la tomas como excusa para tu auto-observación y la enfocas en positivo, la enfocas para tu crecimiento. Cuando actúas con esta actitud se abre ante ti un mundo de crecimiento interior donde tiene lugar la magia de la vida. La magia de una vida consciente.

El yoga puede ayudarte si tienes motivación por mejorar algún aspecto de tu vida en el nivel que sea, y si tienes motivación sacarás tiempo para dedicarlo a ese fin, tu bienestar. Y ese tiempo será oro para ti, comenzarás a valorarte y desde ahí sentirás como prioritario dedicarte a tu cuidado físico, mental y emocional.
Pero te aviso, es un camino sin retorno, una vez que comiences a caminar hacia tu interior no habrá vuelta atrás por muy duro que a veces resulte el camino. Pero lo que sí puedo asegurarte es que merece la pena y la alegría, porque te encontrarás de todo en este viaje hacia ti mismo/a.

Un antiguo proverbio zen dice:

“Lo que sucede es lo que conviene y lo que hacemos con ello es lo que somos”.

El yoga no va a cambiar los acontecimientos de tu vida, te va a ayudar a vivirlos con una mente clara y disponible para que puedas aprovechar esas experiencias hacia tu crecimiento como ser humano en todos los sentidos.

El yoga puede ayudarte en tu auto cuidado interno y externo, te ofrece desde una visión espiritual y filosófica hasta técnicas y herramientas para afrontar lo más práctico de cuidado físico, alimentación, salud, higiene mental y emocional. Si cultivas tu bienestar ten por seguro que estas contribuyendo al bienestar de tu familia, y por ende al de la humanidad.

El Yoga puede ayudarnos a toda la humanidad a avanzar hacia una mayor sostenibilidad natural y humana, y esa evolución comienza por la evolución de cada individuo y cada familia.

Ah!! Y RECUERDA que el yoga no te va a hacer perfecto/a, ni lo pretende, pero si te ofrece la oportunidad de aceptarte en tu imperfecta humanidad para que vivas tu experiencia de vida dándote cuenta de todo su esplendor.

Con cariño Paz Núñez Jordán.